ES:Legio VIIII Hispana

From NovaRoma
Jump to: navigation, search

 Home| Latíné | Deutsch | Esperanto | Español | Français | Italiano | Magyar | Português | Română | Русский | English

HISTORIA DE LA LEGIO VIIII

Con la séptima, octava y décima, la legión novena es una de las unidades mas antiguas del ejército imperial. Es mencionada por primera vez en el año 58 aC en la "guerra de las Galias" por Julio César y estuvo bajo sus órdenes en la batalla contra los Nervios.

Durante la guerra civil entre César y su co-triunvuro y rival Pompeyo luchó en Hispania en la batalla de Ilerda (Lérida= en el verano del 49 aC); posteriormente los soldados son transferidos a Placentia (Plasencia) donde se amotinan.

En la primavera del 48 sirvió en Dyrrachium donde sufrió grandes bajas. En la batalla de Farsalia (9 Agosto 48 aC), luchó una unidad junto a otra de la octava. Después de esta batalla los soldados fueron devueltos a Italia y lincenciados, aunque reaparece en la campaña africana del 46 aC.

Algunos veteranos fueron asentados en Picenum y otros en Istria. La legión fue refundada en el 41 aC por el sucesor de Cesar; Octavio, para terminar con la ocupación de Sicilia por Sexto Pompeyo (hijo de Pompeyo el grande) que ponía en peligro el suministro de grano a Roma. Terminada esta campaña la novena fue enviada a los Balcanes donde recibió el sobrenombre de Macedónica, (una inscripción que se refiere a la legión novena como Triumphalis prueba que la novena pudo ser refundada anteriormente y luchó en la batalla de Filiphos en el 42 aC).

En el 31 aC, la guerra entre Octavio y Marco Antonio terminó en la batalla de Actium convirtiendo a Octavio en el único gobernante de un imperio mediterránico. Fue nombrado Augusto y se convirtió en el primer emperador de Roma. La novena legión que había estado presente en Actium fue mandada a Hispania Tarraconensis para tomar parte en las campañas de Augusto contra los cántabros y astures que duraron del 25 aC al 13 aC. Fue una guerra muy larga que implicó a las legiones I Germánica, II Augusta, IIII Macedonica, V Alaudae, VI Victrix, X Gemina , XXV Valeria Victrix y otra más, probablemente la VIII Augusta.

La novena legión fue la mas distinguida principalmente en la campaña del 24 aC y recibió su título honorífico de Hispana o Hispaniensis. Es posible que subunidades de la novena fueran transferidas al Rhin en el 20 aC durante la invasión de Germánia por Marco Vipianius Agrippa pero no ha sido probado. Si la novena fue enviada al Rhin probablemente participase en las campañas de Druso en la orilla este. Pero una inscripción menciona a un soldado de la VIIII Hispana en Panonia durante el reinado de Augusto y es posible que la legión no estuviera de hecho estacionada en el Rhin sino en el Danubio o Aquilea. Lo que si que es cierto, sin embargo, es que en los confusos meses después del desastre romano del bosque de Teutoburgo (Septiembre 9 aC) la legión estaba en Paniona donde ha sido atestiguada firmemente en el 14 dC, el año de la muerte de Augusto. Allí en la ciudad de Sisicia (el moderno Sisak), en la confluencia de los ríos Colapis (Kulpa) y Savus (Sava), se estableció permanentemente hasta el 43 dC. La única excepción fue que subunidades de la VIIII Hispana fueron enviadas a Africa y Mauritania para apoyar a la III Augusta en la guerra contra los guerreros tribales de Tacfarinas (21 – 24 dC). La legión era mandada por Publius Cornelius Scipio (descendiente de los famosos escipiones de las guerras púnicas y la conquista de Hispania).

En el año 43 dC, el emperador Claudio invade Britania con la II Augusta, VIIII Hispana, XIV Gemina y XX Valeria Victrix. La novena comandada por Aulus Plautius, fue estacionada primero en dos campamentos en Longthorpe y Newton en Trent. Según dos fuentes, sufrió grandes pérdidas, alrededor de un tercio de sus efectivos, durante la revuelta de la reina Boudica (60 dC). Su comandante en este desastre, Quintus Petillius Cerialis, pudo continuar su carrera lo que indica que él y sus hombres se habían comportado honorablemente. Se mandaron refuerzos de las provincias germanas y en el 65 dC se reagrupó en Lincoln, pero seis años después fue enviada a York, donde guarneció las fronteras romanas reemplazando a la II Adiutrix Cerialis, que había vuelto a Britania después de una importante campaña en el 70 dC (contra la rebelión Bátava).

En el 78 participó en la lucha contra Venutius y sus guerreros brigantes en el norte de Inglaterra. Al mismo tiempo Gnaeus Iulius Agrícola dirigió la XX Valeria Victrix hacia el norte. Juntas derrotaron a Venutius cerca de Stanwick.

En el 83 dC, una subunidad de la VIIII Hispana luchó contra los Chatti, una tribu germánica cerca de Mainz en Germania Superior. Probablemente unos 1000 hombres fueron enviados desde Britania, lo que produjo dificultades en la campaña de Agrícola. Es posible que otra subunidad participase en la invasión de Dacia por Trajano pero no ha sido probado.

El ultimo hallazgo datable de la actividad de esta legión se ha encontrado en Britania fechado en el 108/109, cuando construyeron un fuerte de piedra en York. Lo que le ocurrió posteriormente no está claro. Algunos estudiosos sostienen que fue derrotada y aniquilada por los pictos probablemente en el 117/118 y esto indujo al emperador Adriano a construir el famoso muro del norte de Inglaterra. Sin embargo, estudios posteriore,s indican que al menos una subunidad de la novena legión estaba estacionada en Nijmegen en Germania Inferior después del 121 dC. Al mismo tiempo la VI Victrix fue transferida de Germania Inferior a Britania probablemente intercambiándose con la novena. El hecho es que conocemos nombres de oficiales de la novena que no pudieron servir antes del 122 dc (p ej. Lucius Aemilius Karus gobernador de Arabia en 142/143 dC) lo que indica que esta legión fue transferida y no aniquilada. Esto prueba la existencia de la legio aún durante el reinado de Adriano. Después, la legión desaparece de las fuentes. Puede que fuera destruida durante la revuelta judía de Simon ben Kosiba (132 – 136 dC), en Capadocia en el 161 dC por los partos o durante una revuelta en el Danubio en el 162 dC. En una inscripción del reinado de Marco Aurelio (161 – 180 dC) que nombra a todas las legiones la VIIII Hispana no aparece, probablemente fue destruida antes de este reinado. El emblema de la novena legión es desconocido pero como era una unidad cesariana el animal totémico pudo ser un toro.

Personal tools