ES:Latrunculi

From NovaRoma
Jump to: navigation, search

 Home| Latíné | Deutsch | Esperanto | Español | Français | Italiano | Magyar | Português | Română | Русский | English

Potesne nos in hac pagina in latinum convertenda adjuvare? Tibi gratias!
Bitte hilf mit, diese Seite ins Deutsche zu übersetzen! Danke!
Pouvez-vous nous aider à traduire cette page en français? Merci!
Puoi aiutarci traducendo questa pagina in Italiano?
Can you help by translating this page into English? Thanks!
Você poderia ajudar traduzindo esta página para o português?
'
'


Contents

INTRODUCCIÓN

Latrunculi1.jpg


Latrunculi, o “mercenarios”, es un juego de estrategia romano, que guarda algunas semejanzas con otros juegos más modernos, como las damas o el go japonés. Es un juego en el que la paciencia y la atención tienen un papel importante, pero que permite cierta flexibilidad.

El origen de este juego es, muy probablemente, griego, como tantas otras cosas del mundo romano. Un juego griego llamado poleis parece tener una estrecha relación con el latrunculi. Según Pollux (IX, 98), “el juego jugado con muchas piezas es un tablero (plinthion) con espacios dispuestos entre líneas; el tablero es llamado “ciudad” (polis) y cada pieza “perro” (kyon); las piezas son de dos colores, y el arte del juego consiste en tomar una pieza de un color encerrándola entre dos piezas del otro color”.

Latrunculi2.gif

El método de captura muestra que poleis era similar a otros juegos jugados en Malasia, Siam, China, Persia, Arabia y Egipto, además de al latrunculi romano y al hnefatafl escandinavo. Se puede asumir que, al igual que en otros juegos del mismo tipo, el movimiento de cada pieza era igual al de la torre en ajedrez, pues cualquier otra opción no proporcionaría un juego practicable.

A partir del poleis, los romanos desarrollaron (o adaptaron) el latrunculi. No sabemos si eran exactamente el mismo juego o si había alguna diferencia. Lo que sabemos del latrunculi viene de dos fuentes diferentes: una literaria y otra arqueológica.

La fuente literaria principal que suele citarse con referencia al latrunculi es un poema conocido como Laus Pisonis, escrito por Saelius Bassus en la mitad del siglo I d.C.:

“Las piezas son ingeniosamente dispuestas en el tablero vacío, y se luchan batallas con soldadesca de cristal, de tal forma que el Blanco bloquea al Negro, y luego el Negro bloquea al Blanco. Pero todos los adversarios caen ante ti, Pisón; conducida por ti, ¿qué pieza jamás cedió? ¿Qué pieza al borde de la muerte no produjo la muerte a su enemigo? Por millares se cuentan tus tácticas de batalla: un soldado que huye del ataque lo derrota él mismo; otro, que ha permanecido vigilante, llega desde un distante rincón; otro se lanza con fuerza a la refriega y engaña al oponente que acecha a su presa; otro corteja al bloqueo por ambos lados, y simulando estar bloqueado, bloquea él mismo a dos enemigos; el objetivo de otro es más ambicioso, intentando rápidamente romper a través de la compacta falange, colarse entre las líneas y, a través de las defensas del enemigo, crear la confusión en la fortaleza amurallada. Mientras tanto, aunque la lucha es feroz, las huestes hostiles quedan divididas, y tú mismo sales victorioso, con tus filas intactas o despojadas quizá de uno o dos hombres, y con ambas manos repiqueteas con las piezas capturadas.”

Latrunculi3.jpg

Además de esta cita literaria, algunos expertos suelen incluir como fuente de información el tablero de juego encontrado en Stanway, Colchester (GB). Este tablero fue encontrado en uno de los túmulos de un yacimiento arqueológico. Sobre él, aparecen varias piezas dispuestas en ambos extremos, y dos de ellas parecen haber sido jugadas como apertura. Como el túmulo corresponde a un britano nativo, algunos expertos aseguran que el tablero de Stanway no es un tablero de latrunculi. Sin embargo, la similitud del tablero y de las piezas con las descripciones literarias y con otros hallazgos arqueológicos, parecen indicar que sí existe una relación entre el tablero de Stanway y el latrunculi. Quizá sea un juego derivado a partir del latrunculi, o quizá sea el mismo juego.






REGLAMENTO

Latrunculi5.gif

A partir de las dos fuentes citadas se han extraído las reglas del latrunculi. Estas reglas son meras suposiciones, sin embargo, puesto que no se ha encontrado una descripción específica del reglamento de época romana.

Tablero y Piezas

“Latrunculi” se juega sobre un tablero cuadrado o rectangular, dividido en casillas iguales, muy similar a un tablero de damas o ajedrez, aunque los tableros romanos sólo tenían casillas de un mismo color y el número de casillas puede variar. El tablero solía estar hecho de madera.

En la figura lateral se muestran algunas relaciones posibles entre la anchura y la longitud del tablero. En general, cuanto más grande sea el tablero, mayor será el número de piezas y más larga será la duración del juego.

Las fichas (calculi) deben ser de dos colores diferentes. Se puede utilizar piezas de cualquier material, aunque los romanos solían utilizar cuentas de colores (y a veces piedras). El número de piezas es variable, y depende en parte de las dimensiones del tablero y del tipo de disposición inicial elegida; aunque está claro que ambos jugadores deben tener el mismo número de piezas.

Latrunculi6.gif

Objeto del Juego

El objeto del juego es eliminar a todas las piezas del enemigo. Si en algún momento se producen más de veinte movimientos sin que ninguna pieza sea capturada, el juego se declara en tablas, y gana el jugador que más piezas enemigas haya capturado hasta entonces.

Disposición Inicial

Hay dos escuelas de pensamiento en cuanto a como se disponían las piezas al comienzo del juego:

1. Las piezas se colocan una a una alternativamente por cada jugador en cualquier lugar del tablero. Esta disposición se basa en el poema antes citado, y en la afirmación de que Las piezas son ingeniosamente dispuestas en el tablero vacío [...]. Esta disposición produce un juego muy similar al seega egipcio, y suponer que era así como se jugaba al latrunculi podría implicar una relación entre ambos juegos.

En este caso, el número de piezas por jugador debería ser bastante elevado. El seega se juega sobre un tablero de 5x5, y cada jugador dispone inicialmente 12 piezas sobre el tablero, dejando la casilla central (claramente marcada) libre. En el caso de los tableros de latunculi, las dimensiones no proporcionan un número impar de casillas, por lo que no permiten llegar a un arreglo similar. Esto supone que el tablero no quedaba totalmente cubierto por las piezas de ambos contrincantes antes de comenzar la partida (además de no existir una casilla central libre). El número de piezas es, por lo tanto, desconocido, aunque algunas reconstrucciones basadas en esta premisa trabajan con 25 piezas por jugador.

Las diferencias entre los tableros de seega y latrunculi, sumados a la existencia del tablero de Stanway, debilitan esta teoría. Sin embargo, un sistema libre de disposición de piezas proporcionan un juego en el que la defensa a ultranza no es tan sencilla. Digamos que, aunque esta hipótesis pueda no tener tantas pruebas a su favor como la contraria, proporciona un juego más intuitivo.

Latrunculi7.gif

2. Las piezas comienzan cubriendo la última fila de cada lado del tablero. En este caso el número de piezas por jugador es igual al número de casillas del tablero en su mayor dimensión (que se dispone horizontalmente).

Esta hipótesis explica satisfactoriamente la situación de las piezas en el tablero de Stanway, tal y como ilustra el diagrama de la derecha. En este caso, se trataría del comienzo del segundo movimiento de las piezas blancas (las azules comenzaron). Esto podría suponer, además, que eran las negras (o las azules) las que comenzaban moviendo primero.

Latrunculi8.gif

En cualquier caso, tras la disposición inicial, cada jugador mueve alternativamente una de sus piezas (como en las damas o el ajedrez). Si se eligiera la primera opción de disposición inicial, podría darse la opción de mover las piezas antes de acabar de colocarlas todas, aunque esto en general resultaría una mala estrategia de juego.

Movimiento de Piezas

Como ya se ha dicho antes, es razonable suponer que las piezas se mueven de forma ortogonal cualquier número de casillas, como las torres en el ajedrez. Este tipo de movimiento no sólo concuerda con la mayoría de los juegos similares, sino que parece estar indicado por la ausencia de diferenciación de las diagonales (como en un tablero de ajedrez). No se puede saltar sobre otras piezas.

Latrunculi9.gif

Captura de Piezas

Para capturar una pieza enemiga, un jugador tiene que colocar dos de sus piezas en línea con la pieza capturada (ver ejemplo A en el diagrama superior). La pieza capturada es entonces retirada del tablero. Que una pieza sea situada entre dos piezas enemigas no implica captura (ejemplo D); la captura debe ser fruto del movimiento de una de las piezas captoras.

Otra forma de capturar piezas es bloquear todas las vías de movimiento de una pieza o grupo de piezas. Si las piezas son totalmente rodeadas (ejemplo B), todas las piezas del grupo son capturadas. Los ejemplos C y E se refieren a la posibilidad de utilizar los bordes del tablero para la captura; así, el bloqueo de todas las vías de escape se refiere a las vías posibles, y no a las que ya estén bloqueadas por el borde del tablero. Sin embargo, el método de captura simple (por medio de dos piezas en línea) no puede utilizar el borde del tablero; se necesita encerrar la pieza enemiga entre dos piezas.

Para que la captura por bloqueo sea tal, no debe considerarse bloqueo el hecho de que una pieza amiga bloquee alguna vía de escape; un grupo de piezas adyacentes del mismo bando debe ser bloqueada por completo para que sean capturadas (ejemplo F).

Otra opción diferente de sistema de captura es la captura retardada. La pieza capturada o bloqueada no es retirada, sino que queda retenida y no puede moverse, aunque puede verse salvada si una de las piezas enemigas que la están capturando o bloqueando es capturada o bloqueada a su vez. Al comienzo de su propio turno, un jugador puede retirar las piezas de su enemigo que hayan permanecido capturadas o bloqueadas desde su turno anterior.

Evidentemente, ambos jugadores deben ponerse de acuerdo sobre el sistema de captura empleado, así como sobre el sistema de colocación inicial de piezas. Al final, y frente a la falta de datos concluyentes, es un problema de gusto personal. Como ya he explicado antes, todos estos métodos se basan en deducciones e interpretaciones; no es posible hacer una reconstrucción completamente fiel al original, por lo que ambos jugadores deberán ponerse de acuerdo sobre las reglas que emplearán.

ESTRATEGIA

Como puede apreciarse en los párrafos anteriores, es posible utilizar varias modalidades de juego, que de hecho alteran completamente las posibles estrategias. De forma general, puede decirse que es más seguro mantener las piezas en el borde del tablero (donde la captura es muy difícil) o agruparlas entre sí (un cuadrado de cuatro piezas proporciona seguridad absoluta frente a la captura por dos piezas, requiriendo el bloqueo de todas las piezas del grupo).

Como contrapunto, dominar el centro del tablero es la clave del ataque. Una pieza en el centro del tablero tiene mucha más movilidad que una en los bordes, y puede capturar otras piezas con mayor facilidad, aunque es más vulnerable.

Esta dicotomía entre movilidad y vulnerabilidad, entre ataque y defensa, es de hecho la clave del juego. La diosa Victoria sonreirá sin duda a aquel que pueda alternar y combinar ambas estrategias de la forma más efectiva.

Por último, sólo queda desear suerte a aquellos que se decidan a probar este antiguo y venerable juego. Si alguien desea hacer preguntas o comentarios sobre las reglas propuestas o sobre la estrategia del juego, puede ponerse en contacto con el autor de este artículo a través de su correo electrónico.

Buena suerte, y feliz juego.

Autor: Cn. Salvius Astur

Publicado originalmente en la web de la Provincia Hispania

Personal tools